Aprovecha tu piscina en invierno

Aprovecha tu piscina en invierno

Ya hemos tratado en otros posts cómo preparar tu piscina para que pase el invierno, aunque todas las soluciones no se podía usar la piscina, dejándola vacía hasta el verano siguiente. En este post te daremos diferentes opciones para que puedas aprovechar tu piscina durante los meses de frío.

Usar la piscina para el baño en invierno

Para poder llevar a cabo esta opción, habría que aumentar la temperatura del agua en invierno para poder utilizarla, existen diferentes maneras.

La primera forma de tener una piscina en la que podamos bañarnos en invierno es instalar una cubierta o un techo. Esta opción es la más cara y la más engorrosa, además tiene la desventaja de no poder disfrutar de una piscina al aire libre en verano.

La segunda forma de tener un agua templada en invierno es con mantas térmicas o placas solares. Si nos decantamos por el uso de las placas solares, tenemos que tener en cuenta que la temperatura del agua dependerá de la distancia que tengan estas con la piscina y el tamaño de las mismas placas.

Convertirla en estanque

Una piscina se puede aprovechar los meses de frío aunque no se pueda utilizar para el baño. Hay usuarios de Internet que ya han compartido sus piscinas convertidas en estanque.

Para realizar esta opción, el agua tiene que estar libre de cloro y otra especie de químicos. Bastaría con dejar de echarle cloro y dejar que se vaya evaporando, podemos comprobar la cantidad de cloro que contiene con una herramienta destinada para eso.

Después de limpiar nuestra piscina debidamente y una vez no haya rastro de químicos perjudiciales para los peces y plantas, toca planificar el diseño del estanque, tamaño, forma, etc. Puedes utilizar arena y grava para rellenar algunos huecos o para crear macizos con plantas o filtros que funcionen de forma natural.

Deberás tener como mínimo una semana sin poblar el estanque para que se asienten las bacterias que ayudarán a que haya un ecosistema autónomo dentro del estanque. Una vez pasado el tiempo de asentamiento de las bacterias, puedes proceder a añadir plantas acuáticas y peces.

Piscina natural

En esta opción te proponemos un híbrido entre piscina y estanque.

Se basa en que el agua que usan la piscina y el estanque sea la misma, y sean los peces y las plantas las que mantengan el agua limpia, así sería como tener un lago en casa.

De esta manera podremos usar la piscina al aire libre en verano y en invierno tendremos en parte de ella un bonito estanque que mantendrá el agua limpia de manera natural.